Recetas con Chocolate para la piel

En la belleza, el chocolate es utilizado para los tratamientos contra la celulitis y para el rejuvenecimiento facial y corporal, todo gracias a sus propiedades desintoxicantes, hidratantes y reafirmantes.

Para el rostro, se utilizan mascarillas de chocolate para limpieza de cutis, estos tratamientos son para rejuvenecer el rostro y son para cualquier tipo de piel.

La depilación con cera de chocolate tiene un efecto hidratante para la piel. Los masajes con baño de chocolate caliente sirven para hidratar nuestra piel con profundidad y como resultado, una piel suave y un efecto placentero.

El chocolate contiene polinofenoles, antioxidantes naturales que ayudan a prevenir y frenar el envejecimiento cutáneo; teobromina que participa en la producción de beta-emdorfinas, hormonas que provocan relajación y tranquilidad e inducen al buen humor, un efecto diurético y también estimulante suave del sistema nervioso central; es rico en magnesio y hierro y en otros minerales en menor cantidad; contiene vitaminas A, B, C, D, E, K, B1, y B2. Todos estos componentes aplicados en la piel, la hidratan, dandole un áspecto terso y vital.

1. Receta:
MASCARILLA DE CHOCOLATE PARA EL ROSTRO
Colocar en una olla 6 tableticas de chocolate y derretirlo al baño Maria por ½ minuto, después viértalo en un recipiente no metálico, agrégele 3 gotas de aceite esencial de su preferencia, remuévalo bien hasta que se mezcle.

Debe limpiar antes su piel con una limpiadora que sea adecuada para su tipo de piel. Posteriormente aplicar la mascarilla de chocolate con ayuda de una brocha en rostro y cuello. Dejar áctuar por 10 minutos y enjuagar con abundante agua a temperatura ambiente. Secar y colocar tu huméntante habitual. Hacer esta mascarilla una vez por semana para mayores resultados.

2. Receta:
EXFOLIANTE DE CHOCOLATE PARA EL CUERPO
Derretir el chocolate y mezclar con copos de avena (exfoliante), luego aparte derretir chocolate y mezclar con aceite de almendras dulces, crema o aceite hidratante de chocolate.

Primero se aplica la exfoliante para eliminar las células muertas y conseguir una mayor irrigación sanguínea. Despúes se extiende de la cabeza a los pies, y mediante un masaje, una capa de chocolate batido y caliente, solo mezclado con aceite de almendras dulces. Mediante este masaje se consige un importante efecto relajante. Una vez aplicado el chocolate, se cubre el cuerpo con una envoltura de plástico y se coloca encima una manta o sabana térmica, dejando que actúe durante 20 minutos para que el cuerpo sude y absorba los nutrientes de la mezcla. Por último se enjuaga la piel y se aplica un aceite o crema de chocolate para hidratarla.
Desde el primer uso notarás el efecto de suavidad y frescura en tu cuerpo.

3. Receta:
EXFOLIANTE PARA EL ROSTRO
1 Cucharada de polvo de cacao, 2 cucharadas de harina de avena, ½ cucharada de miel y ½ plátano.

Vierte todos los ingredientes en un bol, triturar con un tenedor y remueve hasta que quede una mezcla pastosa. Si ves que te ha quedado muy sólido, puedes añadir unas gotas de tu crema preferida. Cuando esté a tu gusto, extiéndela por la cara con suaves masajes circulares, evitando la zona de los ojos. Déjala actuar durante 20 minutos y posteriormente retira con agua abundante.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*