Dietas: 6 consejos habituales que se deberían ignorar

Generalmente las dietas vienen acompañadas por una cantidad de reglas que hay que seguir, pero en algunos casos, estos consejos son mejor ignorarlos.

dieta consejo

Algunas de las reglas que acompañan las dietas no tienen sustento científico alguno, en algunos casos provocan que la dieta no sea sostenible en el tiempo. Estos son algunos de las recomendaciones que usted debería ignorar a la hora de perder peso.

1) No picar entre horas

Esta es una de las reglas más habituales de las dietas actuales, la idea de comer a determinadas horas del día y no comer nada fuera de ellas. Por una parte, si tiene hambre y no está en la hora de comer cuando llegue esa hora probablemente coma de más, en otras palabras, las calorías no consumidas anteriormente es probable que las repongas de más después.
Pero hay otro problema más importante ¿Qué ocurre si llega la hora de comer y no tienes hambre? Distintos estudios científicos recomiendan no dar tanta importancia al horario de las comidas sino lo verdaderamente importante aquí es dar relevancia a las señales de hambre y saciedad de nuestro cuerpo. De hecho, algunos estudios a pacientes con obesidad y distintos trastornos alimenticios, dejan en claro que los patrones de mala adaptación en la alimentación pueden ser el resultado de ignorar a nuestro cuerpo cuando está tratando de decirnos que necesita alimentos. Y en una dieta de larga duración cuando ignorar las señales del cuerpo se transforma en un hábito, se hará difícil determinar cuando realmente se tiene hambre. Por lo tanto, no es una mala opción picar cuando se tiene hambre, pero para ello lo mejor sería elegir bocadillos saludables como frutas o verduras.

2) Prohibir los dulces

Desde un pastel de chocolate a un helado, prácticamente cualquier postre está desprovisto de valor nutricional alguno. Todos ellos contienen grasas, azúcares y no mucho más. Así que, excepto por su sabor exquisito, en principio no hay ninguna razón para comer postres. Pero según una investigación realizada en Alemania, la privación de dulces hoy, puede significar un exceso de dulces mañana. En dicho estudio se dividió en dos a un conjunto de personas, al primer grupo se le permitió un desayuno regular de 300 calorías, pero al otro grupo se le permitió un desayuno que contenía algo dulce, en total el desayuno era de unas 500 calorías. El primer grupo perdió peso inicialmente pero no pudieron mantener esta pérdida a largo plazo, es más, se recuperó la pérdida de peso en 4 meses. Por el contrario, las personas que consumieron el “desayuno dulce” poco a poco pero constantemente perdieron peso, incluso continuaron la pérdida pasados los 4 meses. Estas investigaciones nos sugieren que no es necesario restringirse por completo de dulces. Mantener a los golosos bajo control (con tolerancias moderadas) parece ser el mejor enfoque a largo plazo.

3) No comer después de cierta hora

Algunas dietas recomiendan no comer nada después de las 8 de la noche, otras inclusive son más estrictas y consideran que no se debiera comer después de las 6 de la tarde. La lógica detrás de esta regla es que si usted come por la noche, no se va a mover después, por lo tanto no va a quemar esas calorías, además de que el metabolismo baja por las noches. Lo que hay que dejar en claro es que el cuerpo siempre está quemando calorías, inclusive durmiendo. Además, una investigación realizada en la Universidad de Nueva York demostró que las personas que se acuestan con hambre tienden a comer más al otro día, pero no solamente durante la mañana sino durante todo el día. Además si esto ocurre frecuentemente, se corre el riesgo de desarrollar un trastorno de alimentación relacionado con el sueño. Por tanto, no es nada recomendable acostarse con hambre. O sea, si tiene hambre y desea comer cualquiera sea la hora, lo mejor es que coma.

4) Consumo de carbohidratos

Cuando en los años 90 apareció la dieta del Dr. Atkins la gente que quería adelgazar tenía pánico de comer pan. Si bien es cierto que muchos de los alimentos ricos en hidratos de carbono (pan blanco, pastas, arroz blanco, etc.) no son muy nutricionales que digamos, pero nos llenan rápido (como lo hacen la mayoría de los carbohidratos) y comerlos moderadamente no está tan mal como algunas dietas lo quieren hacer ver.
Muchas dietas recomiendan la restricción de hidratos de carbono porque su eliminación de la dieta significa la supresión de los alimentos que retienen agua, lo que permite una caída inicial rápida de peso y esto nos pondrá muy contentos. Además saltándonos los carbohidratos (la principal fuente de energía del cuerpo de fácil acceso) obliga a nuestro cuerpo a utilizar las reservas de grasa. Todo esto está muy bien, pero ¿Qué va a hacer cuando abandone la dieta? Volverá a los carbohidratos y con ello vendrá el aumento de peso. Así que, un enfoque más moderado es lo recomendado en estos casos, sustituya algunos alimentos “blancos” por alimentos sin refinar y alternativas más nutritivas, pero en una dieta no es recomendable abandonar los hidratos de carbono.

5) El ayuno le permitirá perder kilos rápidamente

Sobre todo entre las personas más jóvenes el ayuno cuenta con muchos adherentes. Si usted come menos de lo que normalmente come, lo más natural es que pierda peso. Pero está lógica no es completamente sólida, cuando usted deja de comer por completo, su cuerpo entra en “modo de supervivencia” esto quiere decir que su metabolismo se ralentiza, por tanto la pérdida de peso será cada vez más lenta. Pero hay que saber que el ayuno prolongado también puede aumentar el riesgo de insuficiencia cardíaca, mayor fragilidad en los huesos, pérdida de masa muscular, debilidad general, piel seca, pérdida de cabello, incluso la muerte. De hecho, los ayunos muchas veces se traducen en algunos trastornos de alimentación muy graves.
La única forma de adelgazar sin comprometer nuestra salud es comer porciones saludables de alimentos nutritivos todos los días y perder peso en forma gradual y sostenible.

6) El ejercicio físico es la mejor forma de adelgazar

Hay una enorme cantidad de motivos para hacer ejercicio: beneficia nuestra salud psicológica, nuestra salud física, las personas que hacen deportes tienden a vivir más que quienes no lo practican. Pero para bajar de peso y mantenerse delgado lo realmente importante es mantener hábitos alimenticios saludables. Aunque la ciencia fisiológica del ejercicio y la nutricional son extremadamente complejas, esto tiene sentido si se piensa con un ejemplo bastante básico: si usted trota unos 30 minutos consumirá aproximadamente unas 300 calorías, si posteriormente al ejercicio se recompensa con un café con leche y algo que lo acompañe, ya prácticamente habrá recuperado esas calorías, usted debe tener en claro que para adelgazar, el ejercicio físico ayuda pero no es lo básico. Es decir, un proceso de adelgazamiento basado en el ejercicio físico seguramente esté condenado al fracaso, para perder kilos lo realmente primordial es la dieta.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*