Aceite esencial de árbol de té y de manuka

Aceite de árbol de té y de manuka
Tanto el aceite de manuka neozelandés como su vecino, el aceite de árbol del té australiano, se obtienen de un arbusto de la familia de las myrtaceas. Los dos aceites tienen un fuerte efecto germicida (también contra gérmenes multiresistentes). De los dos, el de manuka es el más efectivo y el mejor tolerado por la piel.

Hay estudios que confirman el efecto antiviral del aceite de árbol de té contra los gérmenes del Herpes-simplex tipo 1 (Herpes labial) y tipo 2 (Herpes genital). También es efectivo en el tratamiento de verrugas provocadas por el virus del papiloma humano.

Una combinación de árbol de té y de tomillo puros se puede usar diariamente de forma alternativa sobre la verruga a eliminar. El tratamiento precisa de cierta paciencia y se debe aplicar los aceites varias semanas seguidas. Como el árbol de té reseca mucho la piel, mientras dura el tratamiento se debe ofrecer a la piel aceites ricos como la manteca de karité, el aceite de almendras dulces o el de jojoba.

El aceite de manuka es muy efectivo gracias a uno de sus compuestos llamado leptospermum. Es especialmente efectivo para combatir hongos como la cándida albicans, pero también infecciones de la piel. La piel se beneficia tanto de sus componentes antiinfecciosos como de su poder regenerante. De ahí que se emplee frecuentemente en casos de acné, psoriasis y úlceras por decúbito. También se pueden tratar con aceite de manuka inflamaciones articulares y alteraciones reumáticas mediante baños y masajes.

Otra propiedad de la manuka es su efecto antihistamínico, pues actúa frente a reacciones alérgicas. Con todo esto el aceite esencial de manuka es una completa farmacia en si mismo.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*