Accidente cerebrovascular: factores de riesgo y prevención

El principal factor de riesgo asociado con un derrame cerebral es la hipertensión, pero también hay otros varios factores que contribuyen a que se desencadene esta terrible enfermedad. En este artículo veremos algunas cosas que todos deberíamos saber sobre el accidente cerebrovascular.

Accidente cerebrovascular riesgo

¿Qué es un accidente cerebrovascular?

El ACV se produce cuando la sangre ya no llega al cerebro y por lo tanto este deja de recibir el oxígeno necesario para funcionar correctamente. En este caso, una parte del cerebro sufre daños que pueden ser temporales o permanentes.
El accidente cerebrovascular es la cuarta causa de muerte en el mundo y el riesgo de sufrirlo varía con la raza y origen étnico. Aunque el aumento del riesgo de sufrir un ACV aumenta con los años, este puede ocurrir a cualquier edad.

Hay dos ejemplos de accidente cerebrovascular, el isquémico y el hemorrágico. El isquémico es el más común y ocurre cuándo se impide, a causa de un trombo, que el flujo de sangre llegue al cerebro, en cambio el hemorrágico se produce cuando un vaso sanguíneo se rompe, este último es el más grave.

Ya que las probabilidades de supervivencia son mayores cuando más rápidamente comience el tratamiento, la acción temprana es fundamental, preferiblemente dentro de las 2 primeras horas.
Es por ello que debemos conocer las señales de advertencia de un derrame cerebral, éstas pueden ser:

Entumecimiento o debilidad repentina de la cara, brazo o pierna (especialmente en un lado del cuerpo).
Confusión repentina, dificultad para hablar o entender.
Dificultad repentina para ver con uno o ambos ojos.
Problemas para caminar, mareos, pérdida de equilibrio o coordinación.
Dolor de cabeza severo y repentino sin causa conocida.

En caso de que usted note que una persona puede estar sufriendo un ACV, realice las siguientes pruebas:

a) Pídale a la persona que sonría.
Respuesta: la persona tiene como caído e inmóvil un lado de la cara

b) Solicítele que levante los brazos.
Respuesta: la persona no puede levantar correctamente uno de los brazos

c) Pídale que repita una frase simple.
Respuesta: la forma de hablar es extraña y arrastra las palabras

Si observa alguno de estos síntomas, debe llamar a la emergencia médica de forma inmediata.

¿Cuáles son los principales factores de riesgo asociados con un derrame cerebral?

Hay un factor excluyente: la hipertensión arterial. La hipertensión es responsable del 90% de los casos de ACV, ya sea isquémico o hemorrágico.
Otros factores son:

Tabaquismo
Obesidad abdominal
Diabetes
Sedentarismo
Dieta poco saludable
Consumo excesivo de alcohol
Colesterol alto
Enfermedad cardíaca
Estrés y depresión

Todos estos factores se asocian con un mayor riesgo de accidente cerebrovascular isquémico, pero sólo la hipertensión, el tabaquismo, la obesidad abdominal y la dieta aumentan el riesgo de accidente cerebrovascular hemorrágico, que como dijimos, es el más dañino.

En el primer año posterior al ACV, entre el 30% y 40% de las personas que lo han sufrido, se encuentran en un alto riesgo de sufrir otro derrame cerebral. Para reducir el riesgo, el paciente debe seguir el tratamiento farmacológico médico recomendado y hacer cambios drásticos en el estilo de vida.

¿Qué se puede hacer para prevenir un accidente cerebrovascular?

Estos son algunos consejos que pueden ser útiles para prevenir un accidente cerebrovascular:

Controle su presión arterial regularmente: la presión arterial alta generalmente no tiene síntomas, para una persona de más de 35 años de edad se recomienda controlarla al menos una vez cada seis meses y una persona de más de 50, cada tres meses.

Deje de fumar: si usted es fumador, es lo más importante que puede hacer para mejorar su salud.

Controle su peso: la obesidad es parte de los factores de riesgo no sólo del derrame cerebral, sino también de muchas otras enfermedades.

Siga una dieta saludable: consumir cinco porciones de frutas y verduras al día, ya que son ricas en vitaminas, minerales y fibras, además de ser bajas en calorías, también comer pescado al menos dos veces a la semana, los pescados grasos que contienen ácidos omega-3 (como el salmón, la trucha y el arenque) también reducen el riesgo de muerte por enfermedad coronaria.

Reducir o dejar el alcohol por completo: ya que beber grandes cantidades de alcohol con regularidad aumentará la presión arterial de forma importante.

Hacer ejercicio con regularidad: esto no significa que tenga que ir al gimnasio todos los días durante incontables horas, caminar a paso ligero, usar las escaleras en lugar del ascensor, también son importantes, asegúrese de hacer cualquier tipo de ejercicio todos los días durante al menos 20 minutos.

En ocasiones, el ACV puede provocar la muerte pero aunque no sea mortal (la mayoría de los casos) generalmente las secuelas pueden llegar a ser extremadamente limitantes para la persona. Es por ello que todos deberíamos tomar conciencia sobre lo importante que es disminuir al mínimo los factores de riesgo asociados a un accidente cerebrovascular.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*